COLECCION

En 11 salas, espacios cuidadosamente restaurados, se presenta una rica colección de pinturas virreinales y del siglo XIX, así como exquisitos muebles y objetos de uso cotidiano de diversas épocas que trascienden, por su vocación de belleza, la función que les dió origen mostrándose ahora como testigos elocuentes del transcurrir del tiempo.:

•      Mobiliario
•      Pintura
•      Cerámica y cristal
•      Escultura
•      Relojes
•      Cristos


En esta sección podrá encontrar una breve descripción de nuestras salas.
  SALA 1-"Lic. José Antonio Origel Aguayo":
La sala principal del Museo está decorada con una Sala estilo Luis XVI, estos muebles eran comunes en nuestro país, durante el siglo XIX en la época porfiriana. Al fondo de ella se encuentran 2 tibores de porcelana francesa, estilo imperio del s. XVIII.

Del techo de la habitación, pende un candil de cristal cortado y bronce que la engalana gracias al diseño de sus partes. También posee dos piezas pictóricas de los s. XVII y XVIII tituladas “El patrocinio de San José” y “La Piedad” respectivamente, piezas que resaltan la decoración como objetos pertenecientes a la colección de antigüedades del Museo. Así mismo se exhiben esculturas de bronce, marfil y terracota, piezas de cristal Bristol, porcelana francesa, mayólica, entre otras, y un hermoso espejo francés ova terminado en hoja de oro.

 
  SALA 2-"Rodolfo Loyola Borja y Pepita Vera de Loyola:
Resguarda esta sala, un tesoro en piezas de incalculable valor artístico, cultural e histórico, que fueron coleccionados con el paso de los años como lo es el comedor estilo renacimiento italiano que influenció a Italia, Francia y España, tallado a mano en madera de nogal. Dentro de la vitrina de éste mueble destaca por su belleza una licorera de cristal granja elaborada por Don Ventura Sit, vidriero fundador de la Real Fábrica de San Ildefonso de la Granja ubicada a los alrededores de Alcalá de Henares, España. Así mismo dos soperas de la Compañía de Indias, unas macetas de porcelana vienesa, y un par de leones chinos de porcelana, pertenecientes a la Dinastía Fog. Todas estas piezas son s. XVII y posiblemente las más antiguas con que cuenta el Museo. También sobre una de las alacenas se exhibe una hermosa vajilla inglesa del s. XIX y un juego de té, en porcelana francesa Limoges s. XIX. Adornan esta sala piezas de cristal tanto europeo como el Milk, Bristol, Baccarat; así como el Ruby Glass de origen americano.

Resalta en la esquina de la sala un reloj del s. XIX rematado con un sol de bronce en su péndulo, perteneciente a la colección de 43 relojes que se ubica en la planta alta.

Por último y no menos importantes, dos columnas, una de mármol de Carrara con un jarrón estilo rococó y la otra de alabastro.
 
  SALA 3:
En esta habitación de la planta baja, se exhibe un antecomedor estilo Jorge Unna del año 1890, una vitrina empotrada en la pared izquierda, que contiene cristal cortado, Baccarat, Ruby Glass, Overlane, Vaselina, entre otros.

En esta sala se pueden apreciar piezas de media porcelana como son platos o tazones ingleses, muy apreciados por conocidos especialistas pintados con la técnica “tinta corrida” del s. XIX.

 Existen así mismo a ambos lados de la vitrina, un par de óleos pintados sobre seda con el tema de naturaleza muerta, del mismo siglo.

 
  SALA 4:
Esta elegante sala es etilo victoriano llamada la “Sala de Música”, donde encontramos un órgano del s. XIX con fuelle. Adornando las paredes podemos apreciar hermosos espejos repujados en plata del mismo siglo. Quizá una de las pinturas más antiguas de la colección se localiza aquí y es una obra pictórica pequeña, un óleo sobre lámina de cobre, anónima y el tema es “rey con arcángel” del año 1660.

Sobre una de las paredes pende una extraordinaria pieza, un pergamino iconográfico manufacturado en 1899, donde aparece toda la historia de la humanidad antes y después de Jesucristo. En unas bellas mesitas esquineras descansan las esculturas en bronce de una pareja de árabes al alto relieve.

 
  SALA 5:
Esta sala es la primera que pertenece a la planta alta, son las habitaciones que ocuparon algún día las familias que vivieron en esta casona. Aquí encontramos una clásica recámara del Porfiriato con ropero de tres lunas hecha en madera de encino americano del año 1920. Además dentro de ella resaltan objetos chinos como son un jarrón de porcelana del s. XVII, un pequeño biombo con un diseño de la época, fabricado en madera de sándalo e incrustaciones de concha nácar del s. XVIII. Sobre la pared del lado derecho, podemos observar un óleo sobre tela del s. XIX representando a San Francisco Solano.

También se encuentra en ella la primera pieza que adquirió el coleccionista José Antonio Origel, un jarrón de cristal Bristol en tonos beige y café que adorna la parte baja de una mesa estilo art-nouveau.

 
  SALA 6:
En esta habitación se exhibe una colección de 53 cristos de diferentes épocas y estilos desde el s. XVII hasta el s. XX, elaborados con distintos materiales como bronce, barro, pasta y marfil, entre otros. Una de las piezas importantes de esta sala es un cristo elaborado en caña de maíz (purépecha) que data del siglo XVIII.

En esta misma área localizamos la obra pictórica más importante del Museo, es un óleo sobre tela del año 1746 con la que se representa a “Cristo venerado en la Iglesia del Convento de Santa Teresa” realizada por el gran pintor novo hispano Miguel Cabrera, que comienza su labor artística casi al mismo tiempo que el estilo barroco empieza a declinar, nacido en la ciudad de Antequera en Oaxaca en 1695, se cree que se formó en el taller de José de Ibarra, donde inicia su actividad artística en 1740.

 
  SALA 7:
Aquí encontramos una elegante recámara estilo imperio tallada en madera de nogal del s. XIX, posee dos roperos con luna. Engalanan los buroes unas lámparas de alpaca y cristal de pepita. Sobre la pared del lado izquierdo de la cama podemos observar un dibujo a lápiz de un anciano, del reciente pasado siglo XX. En el elegante tocador encontramos un busto de mujer, en bronce “art-nouveau”. Este estilo se desarrolló a finales de 1880 siendo la década posterior su momento de máxima creatividad.

La producción de cerámica del Art-Nouveau no estaba limitada sólo a jarrones y cuencos, sino que también se extendió a la escultura.En el lado superior izquierdo de la habitación se pueden apreciar dos cuadros bordados del s. XIX. Si miramos hacia la derecha de la puerta de acceso a la habitación podemos ver un mueble con luna estilo renacimiento italiano tallado a mano con unas figuras antropomorfas descansando en él, diversas piezas de cristal Bristol y Milk, entre otros
 
  SALA 8:
Llamada “Sala de los relojes”, es una importante colección de 43 piezas, 39 de ellas se encuentran en ésta habitación y las 4 restantes están dispersas en otras salas, abarcan diversos estilos, épocas y materiales con los que fueron fabricados. El más antiguo es un reloj de mitad del s. XVII construido en Alemania, la mayoría de las piezas que lo conforman son de madera. También encontramos de diferentes materiales como son: bronce emplomado y dorado; porcelana, cristal, madera con incrustaciones en concha nácar, calamina, mármol de diversos colores como el gris, verde, rosa; uno inclusive, ochavado con las fases lunares y calendario. Existen de pared, de mesa y los tan admirados “Grand Father”.
Además sus paredes están ataviadas con un par de esculturas en talla directa, estofadas y policromadas de un franciscano y un dominico del s. XVIII.
Sobre una de las paredes se puede admirar un óleo sobre tela de San Francisco, anónimo (restaurado) del s. XVII y unas mesas consola en madera tallada decorada en hoja de oro florentino, con base de mármol que datan del s. XIX.
 
  SALA 9:
Éste acogedor salón está decorado con una sala del s. XIX estilo Fernando I (Emperador de Austria de 1835 a 1848), consta de un sillón de tres plazas y dos sillones con brazos además de 4 sillas, tapizadas con un exquisito brocado en tonos beige y café, como comentario adicional, éste tipo de mueble se usó mucho durante el imperio de Maximiliano (1864-1867 en nuestro país, las sillas están rematadas con el escudo de Fernando I.
Un mueble que no se puede pasar por alto es un secreter fabricado en chapa de maíz de olmo, del s. XIX, encima tiene algunos libros del mismo siglo, sobre diversos temas.

Las pinturas que penden de las paredes de ésta habitación como son: “Virgen con niño” y “Nazareno”, son óleos pintados sobre cristal también del s. XIX. Aquí encontramos dos obras muy antiguas de 1670, firmadas por el autor J. Refugio del Castillo. Debido al paso del tiempo hubo necesidad de restaurarlas y reentelarlas. Otra pieza importante es la pintura “La Circuncisión”, óleo sobre tela del s. XVIII de Escuela Europea. Finalizamos esta descripción, con el candil francés del ocho luces del s. XIX que luce suspendido del techo dispersando la luz a través de sus prismas de cristal cortado y baccarat.
 
  SALA 10:
“La habitación azul”, como los visitantes la llaman, por su belleza es una de las preferidas de los turistas, luce una hermosa sala austriaca tapizada en terciopelo marino y cojines a tono. Recorriendo con la mirada este salón, nos encontramos con dos cómodas laqueadas en negro con incrustaciones de concha nácar en sus motivos chinos, fabricadas en 1850. Engalana una de las paredes una carpeta de seda bordada con motivos chinos en color rojo y marino del s. XVIII, sin duda una pieza de una valor artístico y cultural importante.

Una de las piezas más bellas del museo es un medallón inglés de porcelana wedgood del s. XIX; en contraste sobre una cómoda un busto oriental en madera del s. XVII, en el que todavía se aprecia parte de su decorado.

 
  SALA 11:
Por último y no menos importante, en esta habitación se encuentra una sala estilo otomano, un detalle curioso es que tiene dos sillones dobles llamados “tú y yo”; tapizados en terciopelo color shedrón. La mayoría de las piezas que la decoran son venecianas como lo es el óleo sobre tela con escena del funeral de la realeza, los espejos y mosaicos con vírgenes: uno repujado en piel y otro, de mosaicos italianos tan preciados y conocidos. “La Piedad”, es una escultura, en porcelana italiana del s. XIX, y es una pieza única.
En las esquinas sobre mesitas circulares hay unos jarrones, en arcilla estilo art-nouveau de finales del s. XIX. Adornan asimismo la pared del lado izquierdo retratos italianos de mujeres en miniatura con el marco de marfil esgrafiado con filigrana dorada del s. XVIII.
 
  LOS PATIOS :
El Museo cuenta con dos hermosos patios, el principal con arquería y una fuente al centro techado con domo movible.
Sobre los muros de este patio se encuentran hermosas pinturas de diversos autores.

El segundo patio cuenta con un torreón. El espacio es abierto adornado con dos palmeras, donde conciertos o presentaciones al aire libre son todo un éxito.

< regresar a principal